DSCF7899-BAJA RES.jpg

MENÚ

Podemos hablar de algunos nuestros platos, como el Dumpling de Osssobuco, más allá de ser un most, es un bocado atrevido, divertido de los que te obligan a buscar un segundo bocado. Dulce, acido, robusto y con historias marcadas. Un plato que te invita desde lo conoces a devorarlo sin que ningún cubierto que se interponga. 

 

El Risotto Brutto, desde su elaboración hasta su terminación tiene marcas muy arraigadas de su influencia asiática respetando al pie de la letra su nacimiento europeo. Un plato que representa un viaje de sabores, algunos conocidos y muchos por descubrir. Con una presentación que recuerda y evoca un bonsái en su habitad natural siempre rústico elegante e imponente…